Después del bloqueo de la ayuda de la policía de Kenia, los haitianos se preguntan: ¿y ahora qué?

Las pandillas se han apoderado de barrios enteros de la capital de Haití y los asesinatos se han más que duplicado en el último año, pero para los organizadores del Festival de Jazz de Puerto Príncipe el espectáculo simplemente tenía que continuar.

Entonces, mientras los jueces, a un océano de distancia, reflexionaban sobre la posibilidad de enviar un contingente de agentes para pacificar las calles plagadas de violencia de Haití, los organizadores del festival se contentaron con reducir la duración del evento de ocho a cuatro días, trasladando los espectáculos de un escenario público a uno restringido. sede del hotel y reemplazando al puñado de artistas que han cancelado.

Mientras 11,5 millones de haitianos luchan por alimentar a sus familias, tomar el autobús o ir a trabajar porque temen ser víctimas de pistoleros o secuestradores, también avanzan, luchando por recuperar un sentido seguro de rutina, independientemente de si esto va acompañado o no. con la ayuda de soldados internacionales.

“Necesitamos algo normal”, afirmó Miléna Sandler, directora ejecutiva de la Fundación de Jazz de Haití, cuyo festival se celebra este fin de semana en Puerto Príncipe, la capital. «Necesitamos elecciones».

Un tribunal de Kenia bloqueó el viernes un plan para desplegar 1.000 agentes de policía kenianos en Haití, el elemento clave de una fuerza multinacional destinada a ayudar a estabilizar una nación asediada por asesinatos, secuestros y violencia de pandillas.

Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, ha caído en una agitación cada vez más profunda en los casi tres años transcurridos desde el asesinato del presidente. Los mandatos de todos los alcaldes del país terminaron hace casi cuatro años, y el primer ministro es profundamente impopular en gran medida porque fue designado, no elegido, y no ha podido restablecer el orden.

Con el plan de despliegue respaldado por la ONU y financiado en gran medida por Estados Unidos en suspenso, los haitianos se preguntan: ¿y ahora qué?

El gobierno de Kenia ha dicho que apelará el fallo del tribunal, pero no está claro si su misión continuará y cuándo. Y sin que ninguna otra nación, incluidos Estados Unidos y Canadá, muestre la voluntad de liderar una fuerza internacional, no existe un Plan B aparente.

Por lo tanto, para muchos haitianos, la decisión del tribunal de Kenia dejó al país caribeño buscando sus propias soluciones. Si algo sugiere el fallo de la Corte, dicen los expertos, es que si hay alguna esperanza de evitar el colapso total del Estado haitiano, es necesario reconstruir el gobierno, la policía, el Parlamento y otras instituciones.

“Ya no queremos ser una colonia de Estados Unidos”, dijo Monique Clesca, una activista por las mujeres y la democracia que fue miembro de la Comisión para Encontrar una Solución Haitiana a la Crisis, un grupo que buscaba encontrar un plan de solución para abordar los problemas del país. “Eso no significa que no queramos ayuda. Significa que debe negociarse con personas legítimas que se preocupan por los mejores intereses de Haití».

Clesca, exfuncionaria de las Naciones Unidas, dijo que espera que la decisión del tribunal de Kenia lleve a Estados Unidos, Canadá y Francia (países que durante mucho tiempo han estado profundamente entrelazados con Haití) a repensar sus políticas.

Criticó a la administración Biden y a los líderes de otros países por apoyar al actual primer ministro de Haití, Ariel Henry, quien asumió el cargo tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse en 2021.

La comisión en la que trabajó hizo amplias propuestas para un gobierno interino que prepararía el escenario para las elecciones, pero su trabajo fue rechazado a favor de apoyar a Henry, quien presionó por una intervención internacional, dijo.

Como acto personal de resistencia y señal de que Haití debe avanzar, Clesca se preparó para enfrentar calles inseguras y asistió al festival de jazz el jueves.

“El lugar estaba lleno”, dijo.

Jean-Junior Joseph, portavoz del primer ministro de Haití, se negó a comentar sobre la decisión del tribunal de Kenia, excepto para decir que Henry estaba «siguiendo un enfoque diplomático».

Un portavoz de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, subrayó que el Secretario General António Guterres no eligió Kenia para ayudar a la policía; Kenia, sin embargo, ha dado un paso al frente.

«Les agradecemos por hacer esto mientras tantos países no están dando un paso al frente», dijo Dujarric. “La necesidad de esta fuerza multinacional autorizada por el Consejo de Seguridad sigue siendo extremadamente alta. Necesitamos medidas urgentes, necesitamos financiación urgente y esperamos que los Estados miembros sigan haciendo su parte y más».

En Washington, John F. Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, recordó a los periodistas que el gobierno de Kenia apeló el fallo del tribunal.

«Todavía estamos muy agradecidos por la voluntad del gobierno de Kenia de participar», dijo. «Seguimos pensando que es realmente importante porque las pandillas, los matones y los criminales siguen causando mucho caos, asesinatos, violencia, y el pueblo de Haití merece mucho mejor».

Aunque Washington apoyó firmemente la misión en Kenia, no se ofreció a proporcionar personal estadounidense.

El gobierno de Estados Unidos ha reservado 200 millones de dólares para la misión multinacional, dinero que muchos haitianos dicen que podría fortalecer las instituciones haitianas, incluida la policía, que ha visto al menos 3.000 de sus 15.000 oficiales abandonar sus puestos de trabajo en los últimos dos años.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ya ha asignado alrededor de 185 millones de dólares a la Policía Nacional de Haití, que ha ayudado a financiar equipos, pero las fuerzas aún no están preparadas para hacer frente a las bandas fuertemente armadas.

“¿Deberíamos esperar eternamente a que llegue una fuerza?” dijo Lionel Lazarre, quien dirige uno de los dos sindicatos de policías de Haití. «¡NO! Ya tenemos una fuerza policial».

Eduardo Gamarra, profesor de la Universidad Internacional de Florida que sigue de cerca a Haití, dijo que sin una intervención internacional, una política más estratégica por parte de Estados Unidos y un fortalecimiento del Estado haitiano, largamente esperado y aparentemente imposible, una opción menos favorable probablemente sería la más probable. : El ascenso de alguien como Guy Philippe, un ex comandante de policía que encabezó un golpe de estado en Haití en 2004 y que recientemente intentó movilizar a la gente contra el gobierno.

Philippe llegó a Haití en noviembre después de cumplir una pena de prisión en Estados Unidos y ser deportado. Tiene vínculos conocidos con narcotraficantes y se ha aliado con un grupo paramilitar en el norte de Haití, pero no está claro si tiene el apoyo popular y el respaldo financiero para liderar la «revolución» que ha pedido públicamente.

«Alguien tiene que asumir cierto liderazgo», dijo Gamarra, añadiendo que preferiblemente no sería Philippe.

Ashley Laraque, líder de la Asociación Militar Haitiana, un grupo de veteranos, dijo que cree que Kenia eventualmente tendrá éxito, pero que el gobierno de Kenia probablemente necesitará más incentivos financieros.

«Estoy seguro de que el gobierno de Kenia enviará tropas», dijo Laraque. «No sé cuándo, pero estoy seguro de que sucederá tan pronto como se resuelva este problema de dinero».

Joseph Lambert, ex presidente del Senado haitiano, dijo que la necesidad es crítica.

“Es hora más que nunca de comprender que debemos a toda costa fortalecer nuestra capacidad tanto a nivel de la policía como a nivel de las fuerzas armadas de Haití”, dijo, “para que, como Estado soberano, podamos «Podemos satisfacer nuestras necesidades de seguridad a través de nuestras propias fuerzas de seguridad».

Aunque Haití tiene una historia de intervenciones externas desastrosas, Judes Jonathas, un consultor que trabaja en proyectos de desarrollo en el país, dijo que muchos haitianos estaban decepcionados por la decisión del tribunal porque, más que nada, quieren la seguridad de tal contingente de policías. . podría entregar.

«Si le preguntas a la gente en Haití qué necesita, es seguridad», dijo. “No piensan en la comida ni en la escuela. No tenemos comida, por razones de seguridad. La gente no va a la escuela por razones de seguridad».

De hecho, hay barrios sin gas para cocinar porque las pandillas han bloqueado las arterias principales. Los agricultores rurales a menudo consideran demasiado peligroso vender sus productos en los mercados de la ciudad. La compañía eléctrica nacional también tuvo que trasladar a sus empleados de su sede debido a la actividad de pandillas en las cercanías.

Las pandillas tienen tal control en Puerto Príncipe que a veces secuestran autobuses llenos de pasajeros y exigen rescate.

Las pandillas, dijo Jonathas, se han fortalecido ante la incapacidad del gobierno para abordarlas de manera significativa, y la barrera legal para un despliegue internacional ha dejado a los haitianos a su suerte.

«No creo que los actores internacionales entiendan realmente lo que está sucediendo en Haití», dijo. «Simplemente no vemos un futuro».

Farnaz Fassihi Y André Paultre contribuyó al reportaje.