Ecuador sacudido por días de terror tras la desaparición del líder de la banda

Una sensación de terror se extendió por Ecuador el miércoles, con calles vacías, escuelas cerradas y muchas personas temerosas de salir de sus hogares después de la desaparición de dos líderes de pandillas, lo que provocó disturbios carcelarios, secuestros policiales y la transmisión en una estación de televisión.

Incluso para un país acostumbrado a la violencia, los acontecimientos que sacudieron a Ecuador esta semana fueron impactantes.

“Siento que el mundo que conocía antes ha desaparecido”, dijo María Ortega, una maestra de Guayaquil, una gran ciudad costera. “Se puede saber cómo empiezan las cosas, pero no cómo terminarán”.

Todo comenzó con una explosión de violencia en las prisiones de todo el país sudamericano cuando soldados allanaron un complejo penitenciario en Guayaquil, tras la desaparición del poderoso líder de una pandilla, Adolfo Macías, de su celda durante el fin de semana. Los reclusos de varias prisiones tomaron cautivos a los guardias de la prisión y decenas de reclusos escaparon, incluido otro destacado líder de una pandilla.

La violencia pronto se extendió a ciudades y pueblos, donde las bandas de narcotraficantes proliferan. El martes se informó de explosiones, secuestros de agentes de policía, incautaciones de hospitales e incendios de coches. La gente se apresuró a llegar a casa, saltando a la parte trasera de camiones cuando el servicio de autobús se detuvo en Guayaquil, y la policía y personas armadas intercambiaron disparos, incluso cerca de una escuela.

Al final de una jornada sangrienta, según las autoridades, al menos 11 personas murieron en todo el país, entre ellas un conocido músico, Diego Gallardo, de 31 años, que iba en su auto mientras iba a recoger a su hijo al colegio. en Guayaquil cuando fue alcanzado por una bala perdida.

Los disturbios alcanzaron su punto máximo el martes por la tarde, cuando hombres armados tomaron brevemente el control de TC Televisión en Guayaquil durante una transmisión en vivo, tomando como rehenes a presentadores y personal y exigiendo que enviaran un mensaje al gobierno de no interferir «con las mafias».

Poco después, el presidente del país, Daniel Noboa, declaró un «conflicto armado interno» y ordenó a los militares «neutralizar» las dos docenas de pandillas del país, que el gobierno calificó de «organizaciones terroristas».

Noboa calificó la declaración como un momento decisivo.

“Estamos luchando por la paz de la nación”, dijo el presidente en un discurso radial el miércoles, “al mismo tiempo que luchamos contra grupos terroristas que hoy suman 20.000 personas. Quieren que los llames grupos del crimen organizado porque es más fácil. Cuando son terroristas y cuando vivimos en un estado de conflicto, de guerra, se aplican otras leyes».

En Ecuador, la declaración presidencial fue vista ampliamente como un punto de inflexión en la crisis que ha envuelto a la otrora pacífica nación durante los últimos dos años, mientras el país de casi 18 millones de habitantes ha estado dominado por una industria del narcotráfico cada vez más poderosa.

Los cárteles internacionales de la droga de lugares tan lejanos como Albania han unido fuerzas con las prisiones locales y las pandillas callejeras, desatando una ola de violencia sin precedentes en la historia reciente del país. La tasa de homicidios ha aumentado a niveles récord.

Noboa marcó el comienzo de una nueva lucha para hacer retroceder a las pandillas y restaurar la paz en Ecuador.

«No dejaremos que la sociedad muera lentamente», afirmó.

El comandante de las Fuerzas Armadas de Ecuador, Jaime Vela Erazo, dijo que los grupos criminales, a los que llamó terroristas, se han convertido en objetivos militares. Dejó clara la intención del gobierno de utilizar mano dura.

«No daremos marcha atrás ni negociaremos», dijo en un comunicado. “Bueno, la justicia y el orden no pueden pedir permiso ni inclinar la cabeza ante los terroristas”.

Más tarde el miércoles, Vela anunció que desde que se declaró el conflicto armado, policías y fuerzas armadas han asesinado a cinco personas vinculadas a bandas criminales y han detenido a 329.

En todo el país, muchos estaban divididos sobre lo que podría significar la medida del gobierno, y algunos expresaron su apoyo y la calificaron como un paso muy necesario para acabar con la violencia de las pandillas, mientras que otros lo vieron como una pendiente resbaladiza hacia un estado militarizado que ataca a civiles inocentes. . .

“La declaración de conflicto interno me preocupa enormemente”, dijo Katherine Casanova, una trabajadora social de 28 años que dijo que su familia fue atacada recientemente por hombres armados cerca de Guayaquil. “Aunque en medio del dolor quiero aferrarme a algo que me haga sentir un mínimo de seguridad, temo las repercusiones de declarar un conflicto interno, de militarización. Probablemente será mi pueblo el que se encontrará, una vez más, entre los muertos».

La declaración de Noboa se produjo inmediatamente después de una propuesta de referéndum que alargaría las sentencias por delitos como asesinato y tráfico de armas, atacaría a los lavadores de dinero y crearía un sistema de justicia especial para proteger a los jueces.

Muchos han comparado el referéndum propuesto por Noboa y las mayores medidas de seguridad con la campaña autocrática del presidente Nayib Bukele en El Salvador contra las bandas de narcotraficantes: una comparación de Noboa Está hecho.

Las medidas del gobierno son «mucho más agresivas» que las medidas anteriores para acabar con la violencia de las pandillas, dijo Fernando Carrión de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, un grupo regional de investigación y análisis que estudia la violencia y el tráfico de drogas.

«El público ve favorablemente esta decisión», dijo, pero añadió que abordar a pandillas tan grandes y arraigadas sería un desafío.

Según los expertos, involucrar a los militares en el conflicto podría conducir a una violencia prolongada y un derramamiento de sangre, como ha ocurrido en Colombia, donde el Plan Colombia, una política respaldada por Estados Unidos que se afianzó hace unos 20 años, ha sido criticada por haber tratado una gran parte de de la población como enemigos internos.

“La situación podría seguir y empeorar, una situación que ya ha llegado al peor punto de su historia”, dijo Glaeldys González, miembro del International Crisis Group, un grupo de expertos sin fines de lucro que se centra en Ecuador.

«Lo que considero más preocupante», añadió, «es la declaración del presidente de un conflicto armado interno: la cuestión es cómo se traducirá esto en la práctica».

“¿Quién será clasificado como ‘terrorista’ o miembro de un ‘grupo terrorista’?”, preguntó la señora González. «Es una cuestión abierta y los militares parecen tener discreción sobre quiénes son los objetivos».

Para el miércoles, incluso cuando las calles estaban prácticamente en silencio, las prisiones del país aún no habían sido aseguradas y decenas de guardias y personal seguían retenidos como rehenes, según las autoridades penitenciarias.

A medida que las bandas criminales han proliferado, las destartaladas prisiones del país se han convertido en sus sedes y centros de reclutamiento. Se cree que alrededor de una cuarta parte de las 36 prisiones del país están controladas por bandas criminales.

Macías, líder de un grupo llamado Los Choneros, desapareció el domingo de una prisión en Guayaquil, controlada principalmente por su pandilla. Fabricio Colón Pico, líder de otra pandilla, Los Lobos, desapareció la madrugada del martes de una prisión en la ciudad central de Riobamba. Ambos hombres todavía estaban prófugos el miércoles.

En las calles, la gente estaba dividida sobre la promesa del gobierno de combatir a las bandas criminales y recuperar el control de las cárceles que han sido incubadoras de gran parte de la agitación del país.

“Tengo miedo, estoy ansiosa”, dijo María José Chancay, una productora musical de Guayaquil, cuyo amigo, el Sr. Gallardo, murió el martes mientras estaba atrapado en el fuego cruzado. «Creo que las medidas adoptadas por las autoridades no servirán de nada y provocarán aún más violencia».

Pero otros dicen que el gobierno debe actuar con firmeza si quiere detener el derramamiento de sangre. Los videos publicados el miércoles y compartidos en las redes sociales mostraban a los compradores en una tienda de comestibles en Guayaquil vitoreando y aplaudiendo mientras entraba una procesión de soldados.

“Tengo sentimientos encontrados” acerca de las medidas de seguridad, dijo la Sra. Ortega, la maestra. “Tengo que admitir que, aunque es aterrador, me siento aliviado. Y me siento horrible al pensar y sentir eso.

José María León Cabrera contribuyó con informes desde Quito, Ecuador y Thalía Ponce de Guayaquil, Ecuador.