La economía japonesa entra en recesión y ocupa el cuarto lugar en el mundo

La economía de Japón se contrajo a finales del año pasado, desafiando las expectativas de un crecimiento modesto y empujando al país a una recesión.

La economía inesperadamente débil de Japón en el cuarto trimestre fue el resultado de una desaceleración en el gasto de empresas y consumidores que están lidiando con una inflación alta en cuatro décadas, un yen débil y el aumento de los precios de las materias primas alimentarias.

El final del año también marcó un momento esperado: la economía de Japón, ahora ligeramente más pequeña que la de Alemania, cayó un escalón, convirtiéndose en la cuarta más grande del mundo.

Sobre una base anualizada, el producto interno bruto cayó un 0,4% de octubre a diciembre, tras una caída revisada del 3,3% en los tres meses anteriores. Los economistas habían pronosticado un crecimiento del cuarto trimestre de alrededor del 1%.

Los datos nublan las perspectivas de la economía japonesa. Las ganancias corporativas están en máximos históricos, el mercado de valores está subiendo y las tasas de desempleo son bajas. Pero el gasto de los consumidores y la inversión empresarial –dos motores clave de la economía– están rezagados.

Shinichiro Kobayashi, economista jefe de Mitsubishi UFJ Research and Consulting, dijo que la economía está «polarizada» debido a los precios más altos. Cuando aumentan las ganancias corporativas, los precios de los bienes también aumentan, pero los salarios no siguen el ritmo y los consumidores se muestran reacios a gastar, afirmó.

Una gran pregunta será si los trabajadores japoneses podrán obtener un aumento salarial significativo este año.

«La pelota está en el tejado del sector empresarial», afirmó Kobayashi.

Los dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo significan que la economía está técnicamente en recesión, pero los datos son preliminares. Una revisión al alza lo suficientemente grande podría anular la etiqueta de recesión.

Los débiles datos económicos también complican la inminente decisión del Banco de Japón sobre si procede o no con el primer aumento de las tasas de interés del país desde 2007.

El banco central de Japón ha mantenido obstinadamente políticas destinadas a mantener bajas las tasas de interés y estimular el gasto, un remanente de su larga batalla para combatir la deflación. Muchos economistas habían especulado que el banco central podría finalmente cambiar de rumbo ya en abril si la economía parecía estar sobre una base más sólida.

Marcel Thieliant, director de Asia Pacífico de Capital Economics, escribió en una nota de investigación que «duda» que los decepcionantes datos del cuarto trimestre impidan que el Banco de Japón ponga fin a las tasas de interés negativas en abril, incluso si el crecimiento de la economía sigue siendo «lento». durante este período. año.

Un tema espinoso para el banco central sigue siendo la persistente debilidad del yen japonés. La disminución del poder adquisitivo de la moneda hace que aumente el costo de los bienes importados en Japón, aumentando la presión inflacionaria que sienten los consumidores. Sin embargo, tiende a ayudar a las ganancias de muchas de las principales empresas japonesas que venden productos en el extranjero y declaran sus ganancias extranjeras al país en yenes.

Al mantenerse firme durante los últimos dos años incluso cuando el Banco Central Europeo y la Reserva Federal subieron las tasas, las políticas del Banco de Japón han exacerbado la debilidad del yen. Esto ha hecho atractivo para los inversores globales pedir prestado yenes a tasas de interés muy bajas en Japón y luego invertir esos fondos en dólares o euros a tasas de interés mucho más altas en Occidente.

Saisuke Sakai, economista senior de Mizuho Research & Technologies, dijo que parece probable que la economía nacional se contraiga nuevamente en los primeros tres meses de este año debido a las perturbaciones causadas por el gran terremoto de enero que sacudió el oeste de Japón, una región rica en actividades manufactureras.

Esto podría dañar aún más la confianza de los consumidores.

“Si tuviéramos tres trimestres consecutivos de crecimiento negativo, la gente pensaría: ‘¿Está realmente bien la economía japonesa?’”, dijo Sakai.

Con la publicación de los datos del producto interno bruto de fin de año, Japón también renunció a su lugar como tercera economía más grande detrás de Estados Unidos y China, posición que había mantenido desde que China lo eclipsó en 2010. Alemania ahora mantiene esta distinción en términos de dólares estadounidenses, que son la moneda principal utilizada en el comercio y las finanzas globales.

De hecho, la economía alemana también está tambaleándose. La decisión de Alemania de dejar de comprar gas natural y petróleo rusos baratos después de la invasión rusa de Ucrania ha aumentado drásticamente los costos de la energía, incluso cuando el país ha recurrido a proveedores en Medio Oriente, Estados Unidos y otros lugares.

Japón podría perder su cuarto puesto en los próximos años a medida que su población cada vez más reducida lucha por seguir el ritmo del crecimiento de India, el país más poblado del mundo.

Keith Bradsher contribuyó al reportaje.