Papúa Nueva Guinea declara el estado de emergencia tras disturbios y saqueos

El primer ministro de Papúa Nueva Guinea declaró el jueves el estado de emergencia de dos semanas en la capital, Port Moresby, y suspendió al jefe de policía de la nación insular del Pacífico después de que violentas protestas dejaran a la ciudad en shock.

Los disturbios comenzaron el miércoles después de que policías, agentes de defensa y otros funcionarios públicos abandonaran sus trabajos para protestar por lo que dijeron era un recorte salarial inesperado. El gobierno atribuyó el error a un fallo informático y prometió solucionar el problema, pero la situación en Port Moresby se agravó rápidamente.

Más de una docena de tiendas fueron incendiadas y hubo informes de saqueos generalizados mientras los disturbios duraron hasta bien entrada la noche. También se reportaron muertes en Port Moresby, la capital, y Lae, la segunda ciudad más grande del país, pero las autoridades no han publicado datos oficiales.

La violencia se produjo en un contexto de alto desempleo y un creciente costo de vida en el país de alrededor de 10 millones de personas.

Alrededor de 1.000 soldados de las fuerzas especiales estaban preparados para evitar más disturbios, dijo el jueves el primer ministro James Marape en una conferencia de prensa, anunciando una investigación sobre la crisis. Además del comisario de policía David Manning, Marape también suspendió a los jefes de los departamentos de finanzas, tesorería y personal del gobierno.

Había señales de que las autoridades habían podido recuperar algo de control, y la embajada de Estados Unidos en Port Moresby dijo en un comunicado el jueves que la policía y las fuerzas de defensa habían vuelto al trabajo. «Sin embargo», añade, «la tensión sigue siendo alta: la calma relativa puede cambiar en cualquier momento».

Marape, que ha presionado para estrechar lazos con Estados Unidos y Australia mientras mantiene vínculos económicos con China, sugirió que los disturbios fueron orquestados por sus oponentes políticos.

«Si quieres cambiar el gobierno, cámbialo en el Parlamento», afirmó. «No utilices a mi pueblo para crear anarquía e imprudencia».